Leyenda de Lupita “La novia de Culiacán”. Sinaloa.


Lupita_Leyva2Eran los años 50 (algunos dan la fecha de 1948) cuando Guadalupe Leyva Flores “Lupita” con apenas veinte años, muy hermosa y con toda una vida por delante, se había enamorado perdidamente de Jesús y él también de ella, ambos eran amigos de Ernesto desde la infancia.

Aquel día, Jesús le pidió matrimonio y ella encantada aceptó. Todo estaba perfecto y  la felicidad no podía ser mayor, pero Ernesto no se enteró hasta que Jesús le pidió de favor que fuera su padrino de bodas. Éste, con la furia en la sangre fue a la casa de Lupita a reclamar, porque él sentía un amor muy grande por ella, desde que eran niños. Lupita le dijo que ella lo quería como un hermano, que amaba a Jesús y que por favor lo entendiera. Otra versión cuenta que Lupita emocionada fue quién contó de su boda a su amigo de la infancia, Ernesto.

Llegó el día de la boda, en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, dicen que la catedral lucía esplendida, era un domingo y se encontraba repleta de familiares y amigos, y el templo lucía sus mejores adornos; Jesús, llegó primero y esperaba con ansias a su hermosa novia acompañado por su padrino. Cuando la vio llegar, sus ojos se le iluminaron, era tanta la felicidad que sentía que nada que pudiera pasar se la quitaría, la abrazó y le dio un beso en la frente.

Catedral-de-Culiacán-Sinaloa-México

Ernesto no pudo soportar aquello, era como si se estuvieran burlando en frente de él; sacó una pistola y le dio un balazo en la cabeza a Jesús. Todos estaban espantados y Lupita no lo podía creer, de hecho nunca lo creyó, lloró sobre su cuerpo, mientras que Ernesto se daba un tiro también cayendo muerto al instante.

Otra versión indica que Lupita llegó resplandeciente pero antes que el novio, situación que a muchos les pareció de mal augurio, Lupita esperó y Jesús llegó a tiempo, pero justo al entrar, también llegó Ernesto y lo mató con un tiro en la cabeza. Sobre el futuro de Ernesto hay quien asegura que se suicidó ahí mismo y quién dice que huyó de la iglesia enloquecido y no se supo más de él.

Lupita_LeyvaLo cierto es que ese día, Lupita se quedó sin habla y con la mirada perdida, hasta el siguiente domingo que exactamente a las cinco de la tarde empezó tranquilamente a ponerse su vestido de novia, se arregló y emprendió de nuevo su camino hacia la catedral de Culiacán; así fue cada domingo durante unos 30 años, hasta que murió el 12 de mayo de 1982, un ritual empujado sólo por la esperanza de que Dios le retornaría el amor perdido aquél domingo de su boda.

A Lupita se le veía hablar sola, ida, ilusionada, muchos dicen que veía a su novio muerto y se le veía pasear por las calles de la ciudad, con su vestido blanco de novia ya desgarrado por el tiempo, era una mujer menudita con un rostro acariciado por el paso del tiempo, una mirada muy tierna y a la vez llena de esperanza, era simplemente la  imagen viva de un alma en pena.

Lupita ha dejado su imagen en los sitios por los que transitó vestida de novia: la Avenida Álvaro Obregón, Ángel Flores, Miguel Hidalgo, el Mercado Garmendia, en las tiendas de telas y mercerías.

La gente recuerda su incesante espera en Catedral para ser recibida por el Obispo para que la llevara con el Papa y comunicarle la encomienda de la Virgen de Guadalupe de recuperar el Tesoro de la Divina Gracia.

La historia de Lupita es una historia real que se ha vuelto leyenda y un ícono de la capital de Sinaloa.

Lupita-la-Novia-de-Culiacan

Te recomendamos otra leyenda de una novia:

Leyenda de “La Pascualita”, la novia más bonita de Chihuahua. Chihuahua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s