Los Parachicos de Chiapa de Corzo


El nombre de los Parachicos es una deformación de la expresión “Fiesta para el chico”, con que los criollos y españoles establecidos en la región lo designaron, la que al correr los años se transformó en “Parachicos”.

ParachicosEste baile es originario de la muy Real Ciudad de Chiapa de Corzo en el estado mexicano de Chiapas; data de 1711, y se presenta durante los días del 15 al 22 de enero de cada año con motivo de las fiestas en honor de San Sebastián Mártir, su Santo Patrono, aunque también se festeja a Nuestro Señor de Esquipulas y a San Antonio Abad.  La festividad de los parachicos integra músicas, danzas, actividades artesanales y gastronómicas, y rituales religiosos donde participan alrededor de seis mil personas y forma parte de la Fiesta Grande de Chiapa de Corzo que se celebra del 8 al 23 de enero.

Según cuenta la tradición oral, este baile es de origen profano pues surgió como una de las formas con que el pueblo, agradecido festejó durante muchos años a su benefactora, la noble señora doña María de Angulo y a su hijo.

Conoce la Leyenda de los Parachicos.

Parachicos2Los parachicos evocan a los antiguos chiapacorceños que se disfrazaron para entretener al niño de doña María Angulo durante su enfermedad, de ahí su nombre, pues lo hacían “para-el-chico”. Mientras, las “chuntá” (hombres vestidos de mujeres) representaban a las mozas de la señora española.

Los parachicos son a la vez los danzantes y el baile que ejecutan, considerándose una ofrenda colectiva a los santos festejados, esta danza se organiza de manera tradicional y bajo la jerarquía de las mayordomías de los distintos barrios de Chiapa de Corzo.

Para este bailable se usa un capote o poncho de lana con dibujos de colores, máscara de madera tipo español, montera de ixtle, chinchín de hoja de lata con listones en los extremos, zapato alto de cuero, pantalón y camisa de vestir, así como unas sonajas de hojalata llamadas “chinchines”. Los dirige un patrón que conoce profundamente la tradición y cuyo cargo es vitalicio y heredado por los miembros de la familia Nigenda. El patrón es portador de una máscara de expresión severa y con cejas prominentes, una montera heredada de sus antepasados, un sarape oaxaqueño, una guitarra y un látigo para castigar simbólicamente el pecado y la desobediencia. Durante la danza, el patrón entona loas (alabados)  a las que los parachicos responden con aclamaciones. La Luchita, favorita del Encomendero, la representa una niña vestida con el antiguo traje de chiapaneca, confeccionado con tela brillante de colores vivos.

Las máscaras hechas a mano se comienzan a elaborar medio año antes de la festividad:  
“…hay que conservar la antigua técnica, la tradición”, como el uso de aceite de chía, la madera de huanacaxtle y un instrumento fabricado con esófago de res, que borra totalmente las rayas en la pintura al óleo, que dejan las cerdas del pincel al decorar las caretas”
Antonio “Toñito” López Hernández, Premio Nacional de las Artes 1998

Parachicos7

La música que acompaña el baile es conocida como de “pito y tambor”, y se compone de varias partes completamente distintas en el compás: inicia con la rúbrica; seguida por el “Son de los parachicos” – chicoteplanta, el nanbujó o alabado – que es muy alegre;  sigue el “Zapateado”, ejecutado por el patrón y tocado con guitarra; Además del nandacachumbí o Son de María de Angulo, cuya función es avisar a los parachicos que vienen los zapateados, para regresar al Son de chicoteplanta o Son para recorrer las calles.

Cuando se recorren las calles, sólo se toca y se baila el son “Los Parachicos”; cuando se entra a una casa o se está frente a una imagen, se bailan los distintos sones con evoluciones caprichosas.  Los parachicos bailan, acompañados por las chuntas, abrecampos, vaqueros y tehuanos. En sus recorridos visitan los templos de Santo Domingo, San Jacinto, Señor del Calvario, la Santa Cruz de Santa Elena, la Santa Cruz de Cunduacan, del Señor de Acapetahua y San Gregorio. Pero también van al panteón municipal para conmemorar a los patrones fallecidos, a la Plaza de Parachicos y las riberas de Nandambúa y de Las Flechas.

ChuntaesEl 22 de enero, además de los parachicos, desfilan las “chuntás” que, al son del pito y del tambor, van bailando y repartiendo dulces. En un carro alegórico va doña María de Angulo, representada por una jovencita que reparte dulces y monedas.

La danza se transmite y se aprende al mismo tiempo que se ejecuta pues los niños imitan los movimientos de los adultos. La técnica de fabricación de las máscaras se transmite de generación en generación, desde la tala y el secado de la madera para fabricarlas hasta la ornamentación final, pasando por el aprendizaje del modo de esculpirlas.

Este baile popular, de marcada influencia hispana, en su indumentaria y evoluciones, simboliza y pregona el reconocimiento de la gratitud de un pueblo hacia una mujer, hacia un niño y hacia un santo; sentimiento que ha perdurado a través de muchos años.

En  2009 fue inscrito en el Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial de México y el 16 de noviembre de 2010 fue reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial.

Para conocer más:

Calendario de la Fiesta Grande de Chiapa de Corzo

Se celebra del 8 al 23 de enero.

Enero 8: Anuncio de la Fiesta Grande y primer día de Chuntá.
Enero 15: Señor de Esquipulas. Salida de parachicos y comida grande: pepita con tasajo.
Enero 16: Anuncio de la Fiesta de San Sebastian.
Enero 17: San Antonio Abad (Sanantón). Salida de Parachicos.
Enero 18: Visita de Parachicos a patrones difuntos. Salida de parachicos y convite en la casa donde se encuentra la imagen de San Sebastián Mártir.
Enero 19: Tradicional anucio de la fiesta/ H. Ayuntamiento.
Enero 20: San Sebastian Martir. Salida de parachicos y único día en que se admiten “fuereños”.
Enero 21: Combate Naval en el río Grijalva, en recuerdo a las batallas entre españoles y los indios chiapanecos en el siglo XVI.
Enero 22: Desfile de carros Alegoricos. Salida de parachicos, “chuntas” y “doña María de Angulo”.
Enero 23: Misa de Parachicos y desfile de los parachicos chiapacorceños.  Este día también conducen la imagen de San Sebastián Mártir, a la casa del nuevo “prioste” o familia que cuidará la imagen durante un año hasta la siguiente Fiesta Grande.
 

Fotos: Archivo UNESCO
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s