Calentura. Parte II. Tratamientos tradicionales


Los tratamientos para la calentura son muchos y variados dependiendo de la región, y tienen como finalidad contrarrestar el calor o redistribuirlo dentro del organismo.

Entre las plantas más utilizadas en diferentes estados, destaca el palo mulato, llamado chaca en Veracruz y San Luis Potosí, y palo prieto en Guerrero. Con las hojas frescas combinadas con manteca, o quemadas y mezcladas con aguardiente, se confeccionan emplastos y plantillas que se aplican sobre el abdomen o en las plantas de los pies, respectivamente. También se preparan bebidas cociendo o “mastrujando” las hojas en agua. Las ramas se empapan en agua para dar friegas y lograr que el paciente sude.

Otra planta de uso frecuente es la hierbamora en Michoacán o hierba morada en Veracruz: se hierven las hojas y el cocimiento se bebe como agua de tiempo, o bien, las ramas se machacan en agua y se utilizan como estropajo para frotar el cuerpo.

En Huixquilucan, se masajea el cuerpo con una mezcla de tomate rojo o verde, frita en manteca, siempre con movimientos descendentes, para que baje el calor subido.

Los tarahumaras restituyen primero al cuerpo el alma perdida por haber sufrido un susto, y luego aplican emplastos sobre aquél.

Cuando la calentura es muy fuerte, los zapotecos de Zoogocho, Oaxaca, colocan sobre el “ojo del estómago” un gallo al que previamente le han sacado las vísceras; después, vendan al paciente y lo cobijan. Al día siguiente, el curandero revisa al animal: si huele mal es signo de que ha extraído la enfermedad.

En algunas regiones de Morelos, colocan sobre el estómago del enfermo un pollo abierto.

Los mayos utilizan macerados de manzanilla o albahaca en alcohol. En Tamulté de la Sabana, se emplean materiales de calidad fría, como compresas de agua en la frente y ciertos medicamentos de patente.

En Aguascalientes, bajan la temperatura bañando al paciente con agua en la que se han remojado hojas molidas de fresno y de sauz.

En Morelos, se recomienda una limpia para el calor subido, así como plantillas con café, sal y cebolla  o ajo.

Los nahuas de San Luis Potosí acostumbran tratar el calor que se sube a la cabeza, dando de beber jugo de limón con plátano de Guinea. Cuando la fiebre se localiza en algún órgano, la tratan frotando el cuerpo con alcohol —considerado de calidad caliente— para que el calor vuelva a distribuirse por todo el organismo. Es común que después de administrar los tratamientos, cubran al paciente para que sude y “saque” la calentura.

.

Otros capítulos:

Calentura. Parte I

Calentura. Parte III. Remedios naturales.  

.

Fuente: Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana.UNAM
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s