Bebidas tradicionales: El chocolate, medicina para el mal de amores.


Según el calendario actual, se ha tomado el 14 de febrero para celebrar el día del amor y la amistad existiendo diversas teorías sobre el origen de esta celebración:

  • En los países nórdicos es durante estas fechas cuando se emparejan y aparean los pájaros, de ahí que este período se vea como un símbolo de amor y de creación.
  • Otra teoría es que es una fiesta cristianizada del paganismo, ya que en la antigua Roma se realizaba la adoración a Eros, Dios del amor y a quien los romanos llamaban Cupido. En esta celebración se pedían los favores del dios a través de regalos u ofrendas para conseguir así encontrar al enamorado ideal.
  • La teoría más aceptada es que el 14 de febrero empezó a ser asociado con el amor a raíz de la historia de San Valentín, quién fue decapitado en esta fecha al no querer renunciar al cristianismo y haber casado a parejas en secreto después de que el matrimonio fuese prohibido por el emperador Claudio II quién lo consideraba incompatible con la carrera de las armas.

Sea cual sea la razón de este festejo es innegable que uno de los regalos más socorridos en este día es de origen mexicano, un regalo de los dioses a los hombres y un regalo de México al mundo: el chocolate.

El chocolate se encuentra vinculado al amor de varias formas, pues los científicos han encontrado que contiene flavonoides, elementos que ayudan a mantener el corazón sano y facilitar una buena circulación sanguínea, además de que alivian la depresión y el dolor del abandono amoroso.

Se dice que el chocolate alivia los males de amores.

El chocolate es también una bebida altamente energética y afrodisíaca, pues Bernal Díaz del Castillo cuenta en su historia verdadera de la Nueva España que durante un banquete que Moctezuma ofrecía a Hernán Cortés, el emperador azteca, a pesar de tener grandes variedades de las más selectas frutas, no comía sino muy pocas de cuando en cuando. Su preferencia era hacia cierta bebida hecha con cacao servida en copas de oro fino. En esa ocasión traían cincuenta jarros grandes, hechos con buen cacao, con su espuma, y de aquello bebía. Decían que era para tener acceso con mujeres.



Historia del Chocolate

El chocolate del náhuatl: xocolatlātl (agua) la palabra xococ (agrio) que hacía referencia a una bebida espumosa hecha de cacao y cuyo significado literal es agua agria.

Estudios del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México y universidades de los Estados  Unidos concluyen que el consumo de cacao puede haberse dado 800 años antes de lo que se creía, en el período formativo (1,900-900 a. C.) con base en las excavaciones de Cerro Manatí, ubicado en el estado de Veracruz.

En los primeros tiempos el consumo parece haber sido una bebida basada en la fermentación más que de los granos del cacao de la pulpa del mismo, con una importante función ritual y muy probablemente se utilizaba en las celebraciones de matrimonios. Posteriormente, los olmecas, mayas y mexicas (entre otras civilizaciones mesoamericanas) comenzaron a consumir el chocolate derivado de la pasta de los granos o aderezada con chile.

De acuerdo a la mitología maya, Kukulcán le dio el cacao a los mayas después de la creación de la humanidad, hecha de maíz (Ixim) por la diosa Xmucané. En la versión mexica o azteca una leyenda dice que el dios Quetzalcóatl en tiempos ancestrales dio a los hombres en sus manos las primeras semillas de cacao.

Se sabe que el emperador Moctezuma gustaba de beber una taza de éste diluido en agua. Su preparación se efectuaba de la siguiente manera: las semillas eran tostadas y luego trituradas para hacer una pasta que después se mezclaba con agua. Esta mezcla se calentaba hasta que la manteca o grasa del cacao subía a la superficie. Se le quitaba la espuma y luego se volvía a mezclar con la bebida; finalmente se batía enérgicamente para formar un líquido con una espuma consistente que se bebía frío. A esta preparación de base se le añadían diferentes ingredientes, como chile, achiote, vainilla y miel como endulzante y harina de maíz como emulsionante básico para absorber la manteca de cacao. El resultado era una bebida sumamente energética pero también muy amarga y picante que se consumía en jícaras.

La primera referencia que se conoce del chocolate se remonta a 1502 cuando Cristóbal Colón es obsequiado en Guajana (Honduras) por el jefe indígena con unas bayas de cacao que empleaban como moneda de cambio. Con estas bayas elaboraron una bebida de sabor amargo que les pareció realmente desagradable a los españoles.

Diecisiete años después los mexicas ofrecen la bebida a Hernán Cortés, quién al probarla lo había descrito así: “cuando uno lo bebe, puede viajar toda una jornada sin cansarse y sin tener necesidad de alimentarse”. Además del valor alimentario también le había llamado la atención el valor monetario que le daban los aztecas pues el grano de cacao era una moneda de cambio.

En el siglo XVI, Hernán Cortés introdujo en la corte española el chocolate que bebían los aztecas. Las damas de la realeza española se lo reservaban para ellas y lo tomaban a sorbitos en secreto, condimentado con especias y a veces con pimienta.

Hasta el siglo XVIII, y tanto en Europa como en América Latina, el chocolate era preparado por frailes y monjas utilizando los métodos heredados de los aztecas, la crónicas dicen que muchas de la iglesias del Nuevo Mundo eran conocidas por su habilidad en la elaboración de diversas clases de bebidas propias de esas tierras, una llamada chocolate y otra llamada atole.

El chocolate era muy popular entre monjas y frailes pues les ayudaba a resistir los largos períodos de ayuno a que se sometían, además de que era beneficioso para la salud; sin embargo, debido a sus propiedades, en 1650 la Compañía de Jesús promulgó un edicto prohibiendo el consumo de chocolate a sus miembros, pero el cumplimiento del mismo no pudo llevarse a cabo, especialmente cuando muchos novicios empezaron a abandonar la orden como consecuencia de la prohibición.

En México, las monjas carmelitas del Convento de Santa Teresa, tenían prohibido tomar chocolate por su fama de “inflamador de pasiones” y porque invitaba a la concupiscencia; las novicias del convento entre otras cosas debían prometer lo siguiente: “hago voto de no beber chocolate ni ser causa de que otro lo beba”.

Son unas monjas de Oaxaca quienes descubren que mezclando el cacao con azúcar y canela, incluso con anís el resultado es exquisito.

A partir de allí, el chocolate ha evolucionado hasta tener diversas variantes e ingredientes adicionales, pero conservando el origen de ser “el alimento de los dioses” según el significado de su nombre botánico: theobroma cacao.

Actualmente en varias regiones del sureste de México se prepara el chocolate en pasta en el metate, y para su preparación como bebida el chocolate es indispensable el molinillo, un batidor de madera con el que se revuelve esta bebida para hacerla más homogénea, aterciopelada y espumosa. El chocolate es también ingrediente de dulces y de otra joya gastronómica de México: el mole.

En la mitología mexica, el equivalente a San Valentín era Xochipilli, quién era el dios del amor, los juegos, la belleza, la danza, las flores, el maíz, el placer, las artes y las canciones. Su nombre es formado por los vocablos náhuatl xochitl flor y pilli príncipe, significa Príncipe de las flores, aunque también puede ser interpretada como flor preciosaflor noble.

8 thoughts on “Bebidas tradicionales: El chocolate, medicina para el mal de amores.

  1. Pingback: El juguete tradicional mexicano « El blog de Raffles

  2. Pingback: Dulces tradicionales mexicanos « El blog de Raffles

  3. Pingback: 2 de febrero. Día de la Candelaria. « El blog de Raffles

  4. Pingback: El mole « El blog de Raffles

  5. Pingback: El mole: Tipos de mole « El blog de Raffles

  6. Pingback: Fiestas de día de muertos « El blog de Raffles

  7. Pingback: La Rosca de Reyes « Como en el tianguis

  8. Pingback: Los quelites | Como en el tianguis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s