El tamal, histórico invitado.


El que para tamal nace
vive ajeno de congojas
le dan la manteca fiada
y del cielo le caen las hojas

El tamal (del náhuatl tamalli, que significa envuelto) es un nombre genérico dado a varios platillos americanos de origen indígena preparados generalmente con masa de maíz cocida normalmente al vapor, envuelto en hojas de la mazorca de la misma planta de maíz o de plátano, maguey o aguacate. Pueden llevar o no relleno, el cual puede contener carne, vegetales, chile, frutas, salsa, etc. Además pueden tener sabor dulce o salado.  Se acostumbran comer con un rico café de olla, con atole o con un chocolate caliente.

Los tamales son descritos en México por Fray Bernardino de Sahagún en Historia General de las cosas de Nueva España a principios del siglo XVI.

Comían también tamales de muchas maneras; unos de ellos son blancos y a manera de pella, hechos no del todo redondos ni bien cuadrados… Otros tamales comían que son colorados…

Fray Bernardino de Sahagún

Sahagún y otros autores hacen referencia al tamal no sólo como comida de la gente común, sino de los nobles, de los sacerdotes en ceremonias especiales de ayuno.

Según los expertos México es el país con más variedad de tamales de todo el mundo. Cada estado o ciudad o pueblo tiene decenas de tamales. En un trabajo de investigación Guadalupe Pérez San Vicente, publicado en el Repertorio de Tamales, de la Colección Indígena y Popular, No. 15, editado por la Dirección General de Culturas Populares  registra 370 tipos de tamal en todo el país, aunque se calcula que la variedad de tamales es de más de 1,000 en todo México.

Los tamales están unidos a la cultura precolombina y a los orígenes más genuinos. Su importancia cultural es enorme, aparte de sustento, formaban parte de ceremonias especiales de ayuno, honraban a los niños recién nacidos, etc. La arqueología demuestra su relevancia en la vida cotidiana, en rituales religiosos, en ofrendas y tumbas, la fiesta del Atamalcualiztli (Ingesta de los tamales de agua), la festividad de Izcalli, al final del año(en esta misma festividad se realizaba el ritual del Huauhquiltamalcualiztli, donde se preparaban tamales especiales de amaranto llamados huauhquiltamalli o chalchiuhtamallli.), se ofrecían al dios del fuego y a los difuntos (día de los muertos), en los rituales de matrimonio, como suministro a los guerreros, etc.

Aparte de que, los tamales son parte importante de las comidas diarias de los mexicanos, son muy tradicionales y populares en las fiestas y celebraciones: bautizos, cumpleaños, en las posadas, bodas y otras fiestas, como las navideñas.

También en México se usan como ofrendas en las fiestas del día de muertos celebradas el 1 y 2 de noviembre; y en las del día de la Candelaria (2 de febrero) con tamales y atole. La tradición dicta que la persona que encontró un pequeño muñeco representando al Niño Dios dentro de la Rosca de Reyes el 5 o 6 de enero debe invitar los tamales el día de la Candelaria  a los comensales presentes.

Tamales de México

Michoacán. Las corundas son originarias del estado de Michoacán. La palabra k’urhunda proviene del purépecha, típico de los indígenas de la región, y se traduce en castellano como tamal. Las corundas son sencillas, se hacen con verduras, queso y tequesquite revueltos con la masa, y se envuelven en la hoja de la planta del maíz, dándole una forma triangular cónica o piramidal. Además son generalmente más pequeñas que los tamales típicos del resto del país. El maíz usado para la masa muchas veces ha sido hervido en cenizas en lugar de cal. Se acostumbra servirse con crema y salsa verde o roja. Existe una variante de las corundas: las charikurindas, cuyo ingrediente principal es el frijol en lugar del maíz.

Además de las corundas, en Michoacán se acostumbra hacer tamales rellenos de carne y chile, similares a los tamales típicos del resto del país, aunque los michoacanos les llaman nacatamales. El uchepo es otro tamal típico del estado, generalmente de tipo dulce.

Chiapas. En Chiapas también hay regiones indígenas donde se hacen tamales con hojas de plátano, al estilo de los indígenas Mayas en las fiestas navideñas y el año nuevo. Al norte, sur y el este del estado es donde se encuentran los tamales típicos.

En la costa hacen los llamados tamales de cambray, en hoja de plátano, rellenos con carne de puerco, huevo cocido picado, rajas de chile pimiento, pasas, aceitunas, zanahorias y mole rojo a base de chiles mulato, ancho y pasilla tostados y molidos. También se hacen los famosos tamales de chipilín —una hierba papilonácea— y de chipilín con camarones, así como el tamal de toro pinto, a base de frijol todavía fresco, o el tamal de Santa María o yerba santa, de frijol cocido y molido y envuelto en hojas de Santa María, o los tamales untados, en hoja de plátano.

En los Altos chiapanecos hacen el tamal de bola, llamado así por su forma, que va envuelto en hojas de mazorca y relleno de costillas de puerco —con todo y hueso— guisadas con mole rojo; en la zona comiteca hacen los tamales padzitos, que pueden ser de frijol o de chícharos o de dulce de anís o a base de canela y pasas o los padzitos de manjar, que llevan como relleno, además de la masa, natilla de leche. También hacen pitaúles, tamales de hoja de milpa, de hoja de momón (yerba santa) y de juacane.

Los tamales de cuchunuc, se elaboran con la planta de cuchunu, camarón seco molido, pepita de calabaza molida y chile blanco. Otra variedad es el picte que es una masa de maíz muy suave y dulzona, que pueden comerse con crema y queso.

Ciudad de México. Los tamales típicos en la Ciudad de México son de masa de maíz y envueltos en hoja de maíz, aunque también los hay en hoja de plátano. Pueden llevar salsa verde o roja, carne de puerco o pollo, rellenos de queso, rajas y salsa, o dulces. Se acompañan de forma típica con atole o champurrado. Casi siempre se consumen para el desayuno o la cena.

En esta ciudad los tamales también se consumen en forma de torta de tamal o guajolota, dentro de un bolillo o telera (pan de harina de trigo). Además de ser muy sabrosa, esta combinación es práctica para consumirse mientras uno va caminando o en algún medio de transporte.

Yucatán y región maya. La gastronomía de Yucatán incluye una amplia variedad de tamales, casi todos envueltos en hoja de plátano. Se rellenan con la masa de maíz y carne de cerdo molida, pollo o bien cochinita pibil. La cochinita pibil es un guiso hecho de carne magra deshebrada de cerdo en un caldillo de axiote, jugo de naranja agria y otras especias. Entre los diferentes tamales yucatecos están los vaporcitos, pequeños y cocinados al vapor, rellenos de carne molida o pollo, también los hay rellenos de espelón; los horneados, de tamaño más grande y consistencia dura, rellenos de carne deshebrada de cerdo o pollo; los colados, cuya masa se hace pasar por un colador para que su consistencia sea muy suave, rellenos de pollo deshebrado y se sirven con salsa de tomate encima. También hay tamales para ocasiones especiales como el brazo de reina, relleno de chaya, pepita (semilla de calabaza) y huevo duro, que se acostumbra comer durante la vigilia de cuaresma previa a la pascua. Otro es el pibipollo, pib o mucbi-pollo, que se acostumbra comer en noviembre para el día de muertos; es un tamal horneado pero mucho más grande y se va cortando en trozos que se reparten a todos, como si fuera un pastel, acompañados de salsa de tomate roja y chile de árbol. Hay pueblos yucatecos donde se preparan los chanchamitos, tamales pequeños envueltos en hoja de maíz cuya masa se prepara con achiote y se rellenan con cuadritos de carne de cerdo o pollo.

Oaxaca. Tradicionalmente elaborados con masa de maíz y envueltos en hoja de plátano, existen también envueltos con hoja de maíz aunque son menos comunes. Generalmente de cerdo o de pollo con mole negro, pueden ser también de carne de iguana. También pueden ir rellenos de mole amarillo y chipilín. Muchas veces son servidos en un plato hondo, cubiertos con frijoles refritos aguados y crema.

Veracruz. El ritual de preparar y comer Zacahuil -que significa “tuza en canasta”, en lengua náhuatl- no es exclusivo del día de La Candelaria, sino que también se prepara para el Xantolo o Día de Muertos y otras festividades de la región.

Probablemente este el tamal de mayor formato y volumen. Conocido también como tamal de fiesta, es propio de la región Huasteca, que abarca las zonas montañosas de los estados mexicanos de San Luís Potosí, Tamaulipas, Veracruz, Hidalgo y Querétaro. Este tamal, que se prepara en una tina de metal, puede llegar a medir tres metros y pesar hasta 50 kilos. Por su tamaño, se cuece en un horno horizontal de tierra (barro) calentado con brasas de leña. La masa, que es de maíz martajado, es decir maíz ligeramente molido, deben de quedar trozos sin moler (a diferencia de la mayoría de tamales en que el maíz se muele mucho más), se pinta de un ligero color rojo con un polvo de chile seco. Regularmente se rellena de carne de puerco o pollo, poniéndolo a cocer con trozos de hueso para que suelte el jugo de éstos. Es un platillo que se sirve en porciones abundantes en un plato hondo, sobre una hoja asada de plátano, y se come con cuchara. Puede ser de manera caldosa o u poco más seco, se acompaña con chiles jalapeños, filetes de cebolla y rebanadas de zanahorias, todo esto encurtido en agua con vinagre y especias.

En Tuxpan, Veracruz, de gran influencia huasteca, se prepara el zacahuil “cielo, mar y tierra”, que incluye además mariscos y filete de pescado, mientras que en la huasteca queretana se le denomina también “niño envuelto”. Como se trata de un platillo que regularmente se toma como desayuno, es común acompañarlo con café de olla, que es un café negro endulzado con piloncillo y canela.

Además del zacahuil, Veracruz proporciona una gran variedad de tamales, como los de elote dulce con carne de puerco y salsa de chiles secos, del centro del estado. En Tuxpan los hacen similares, pero con mole y pollo, y les llaman chamitles. En Papantla hay un zacahuil aguado que se sirve con cucharón y se acompaña con pulacles, tamales de frijol con calabaza; otros parecidos se llaman cuitones.

También hay mitos prehispánicos sobre el tamal, sobre todo cuando su cocimiento no era el adecuado: “Decían que el que comía aquel tamal pegado, si era hombre, nunca tiraría bien las flechas  en la guerra, y su mujer nunca pariría bien. Y si era mujer, que nunca bien pariría, que se la pegaría el niño dentro.”

Fray Bernardino de Sahagún

Noreste. Son más delgados que los del resto del país. También se elaboran con masa de maíz en hoja de mazorca de la misma planta con guisado de carne. La masa se hace al moler granos de maíz cocidos con cal (nixtamal). Luego se condimenta y se unta en hojas húmedas de maíz, se agrega el relleno de carne, por lo común de puerco aunque también puede ser res o pollo, frijoles cocidos y queso, o guisado de vegetales; se enrolla la hoja y se cuece.

Sinaloa. Además de los típicos tamales sinaloenses, hechos con chile colorado, en el estado de Sinaloa se cocinan otros tamales típicos, como los tamales tontos, hechos únicamente de masa, sin carne u otro relleno; y los tamales barbones, típicos de la ciudad costera de Escuinapa, al sur del estado, hechos de camarón y en donde la cabeza y las barbas del camarón sobresalen del tamal. Los tamales de Brasil, son una receta prehispánica de los indígenas totorames, en donde se cuecen en agua a la leña para que dé un color rojo a las hojas y la masa, y puede contener carne o solo masa. Los tamales de tortilla se hacen con tortillas viejas endurecidas que se ponen a remojar con un poco de canela y pasas. Otros tipos de tamales típicos son los tamales tatoyos, hechos de frijol, y los tamales de camarón seco; los tamales nixcocos o colorados, cocinados con una rajita de Palo de Brasil, que en ocasiones se rellena de colache, de calabacitas o quelites, y en ocasiones se cuecen con cenizas.

Sonora. Los tamales sonorenses son delgados y de mediano tamaño. La masa se muele en el nixtamal, luego se condimenta y cuece la carne con la cebolla y dos ajos. Los chiles rojos o guajillos se limpian, se remojan en agua caliente y se licuan. Se unta en hojas húmedas de maíz la masa, se le agrega el relleno con carne de cerdo, res, pollo o carne molida con zanahoria y chícharos. Son muy picosos y las hojas de maíz muchas veces quedan pigmentadas con el color del chile.

También en otros estados se consume este platillo aunque son menos conocidos:

Aguascalientes. Se comen los clásicos tamales de chile en hoja de mazorca y otros menos conocidos: de frijol con rajas, de piña con rompope, de piñón con biznaga y de cacahuate.

Baja California. Se hacen tamales de atún y otros llamados de Güemes, que contienen carnes de puerco y pollo, aceitunas y pasas.

Coahuila. En la región de La Laguna, acostumbran unos tamales pequeños, en hoja de mazorca, que apenas son mayores que dedos pulgares. A veces están rellenos de carne condimentada con cominos, tomillo y salsa de chiles secos, o de machaca o de queso con salsa; llevan bastante manteca y con frecuencia es más la cantidad de relleno que la misma masa de maíz. También los hacen de harina de arroz y dulces, rellenos de pera, membrillo o canela.

Colima. Se comen unos tamales regios que tienen también, además de su tradicional masa y su salsa, arroz y costillitas de cerdo; así mismo hay tamales de ceniza –corundas- con frijoles.

Chihuahua. Sobresalen los ricos tamales de cabeza de puerco con óregano y chile colorado, desde luego con masa y en hojas de mazorca. También los hacen pequeños, como en Coahuila. Otros son de espinacas.

Durango. Como en la mayoría de los estados norteños, se hacen tamales pequeños, en hoja de mazorca. Ahí acostumbran unos rojos de chile puya.

Guanajuato. Se hace el tamal de muerto, elaborado con maíz azul. También hay tamales agrios, con salsa roja.

Guerrero. Especialmente en Taxco, se ofrecen unos tamales de frijoles que, una vez en el plato, se cubren de mole verde de pipián. También hacen tamales de pollo con salsa verde y tamales de calabaza en dulce y de cuajada. En la Costa Chica guerrerense se hacían tamales dulces color de rosa, teñidos con la famosa grana cochinilla.

Hidalgo. Se pueden marcar dos grandes zonas: la región minera de Pachuca y sus alrededores, con tamales en hoja de mazorca con masa aderezada con anís, aún en los de chile; y la Huasteca, con tamales en hoja de plátano y, sobre todo, los zacahuiles.

Morelos. Se hacen tamales aguadoscernidos, por la zona de las faldas del volcán; hacia Tepoztlán hay unos de flor de colorín. Otros son de hoja de chaya con pepita de calabaza y hacia Tequesquitengo los preparan sin masa y sobresalen tres tipos: de pescado bagre, de cebolla y de nopales.

Nayarit. Hay una especie de tamal de cazuela que llaman sopa de tamales de elote.

Nuevo León. Son muy sabrosos los tamalillos hechos de cabeza de puerco guisada con chile, ajo y cominos. Asimismo los de nuez con piloncillo.

Puebla. Acostumbran comer, además de los tamales del tradicional mole poblano, tamales de ayocote, ese frijol grande, morado o café. En Huejotzingo hacen tamales de masa con queso fresco y epazote; también los componen de haba molida con venas de chile y una hoja de aguacate, e igualmente tienen tamales pulacles, con calabacitas, frijol y ajonjolí.

Querétaro. Se elaboran los tamales canarios con pasitas.

Sonora. Aquí se hacen tamales dulces de frijol con pasitas. Preparan tamales de ceniza y parecidos a los nixcocos sinaloenses tienen unos que llaman nejos. Hay tamales de verdolagas, de garbanzo y de frijol yorimuni. Hacen nacatamales de puerco, aceitunas y pasitas.

Tabasco. Por lo general se usa como envoltura la hoja de plátano que casi por definición es tabasqueño para hacer tamales de cabeza de puerco, de chipilín, de masa colada con carne de guajolote y de pejelagarto. Un tipo de tamal tiene la masa revuelta con chiles y achiote, para que le den sabor y color; se agregan cominos y carne de puerco. También hay chanchamitos, pequeños y esféricos; los maneas de carne deshebrada; los mones o tamales de pescado; los tamales de chaya y los de frijol con chicharrón.

Zacatecas. Son tradicionales los tamales de la Bufa, en los cuales la masa se acompaña de carne de cerdo, cominos y salsa de chile ancho.

Tamales dulces y de elote

Los tamales dulces, están hechos con masa de maíz endulzada y rellenos de miel, mermelada de guayaba, fresa, piña, membrillo u otra fruta, y pueden tener pasas, nueces y cacahuates. Están envueltos en hoja de maíz y generalmente son de color rosa mexicano, parecido al magenta, aunque en raras ocasiones se pintan de color amarillo, verde limón o morado con colorante vegetal. Esta coloración sirve para distinguirlos de los tamales salados, para hacerlos más atractivos para los niños, y para darles una seña de identidad mexicana. Los tamales de elote también son de sabor dulce, y están rellenos únicamente de masa de maíz endulzada, envueltos con hojas verdes de elote.

‎”Algún pomposo y barroco poeta provinciano de principios de siglo, muy a tono con el refinamiento de la época, decía que: los tamales, tan antiguos como México mismo, eran deliciosos pastelillos de maíz envueltos en listoncillos naturales que, saliendo de la vaporosa olla, estaban destinados para adornar- al igual que las mesas de los emperadores aztecas- las meriendas de las fiestas mexicanas.

A manera de anécdota, cabe recordar también que en el México antiguo, las abuelas comentaban que para preparar los tamales era necesario un ingrediente muy importante: el buen humor, de lo contrario se acedaban. Más aún, decían también que había que bailar y cantar mientras se preparaban”

Extraído de “Los Tamales, Reyes de la Antojería” de Sebastián Verti, del libro “Esplendor y grandeza de la Cocina Mexicana.”

32 thoughts on “El tamal, histórico invitado.

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  2. Pingback: 2 de febrero. Día de la Candelaria. « El blog de Raffles

  3. Pingback: Leyenda del Tepozteco « El blog de Raffles

  4. Delicioso reporte, saludos, tab, mex. el tamal de pilón, principal de tabasco es el de masa colada, los complementos son chipilin, cabeza de cerdo, de frijolito, de chaya y el resultado de colar el agua del maíz para preparar la masa del tamal colado le llaman sucuque es otro delicioso tamal que se deja solo o se rellena con trocitos de chicharrón ( shis de chicharrón) se come cocido y después de fríe por rebanadas, delicioso con cafecito caliente, saludos

  5. Pingback: Fiestas de día de muertos « El blog de Raffles

  6. Pingback: La invención del zacahuil | Como en el tianguis

  7. Pingback: La invención del zacahuil « El blog de Raffles

  8. Pingback: El maíz y la leyenda del maíz « Como en el tianguis

  9. Impresionante..no sabia tal cantidad de datos..para mi tamal…es como a un amigo..”El que nace pa’ tamal..del cielo le caen las hojas..refran dico a algun flojo..les felicito por tal aportacion…pues desde que tengo uso de razon..y todavia tengo..el tamal.es parte de mi vida y familia..mi abue..materno..hacia..lo clasico..” de chile., de dulce y de manteca..le ayudaba..y aprendi..en una paangana grande..batia con sus manos y brazos fuertes..la masa..hasta que 1 trocito..dejaba..caer en 1 vaso con agua..y si flotaba..ya..!!..a ponerlos en botes alcoholeros de lamina..!!..hasta que dejara de hervir..en el fondo una rejita de aluminio..y agua hirviendo..se oia una moneda../ una josefita /..que bailaba con el hervor..era dato que todavia habia agua..asi hasta que el vapor ..y el aroma..nos avisaban..que a darle..!!..rico..riquisimo..// suspiro //…ya no hay de eso..solo memorias de 1 nieto..agradecido de todo eso…ahora..pues hasta congelados en el super..y cuidado con el maiz transgenico..en fin..cada vez que puedo hago..de dulce ..de chile y de manteca..!!.pero no es lo mismo..atras..que en ancas..provecho..!!

    • Braulio, antes que nada gracias por visitar este blog. Me encantaron tus recuerdos llenos de detalle pues me remontaron también a mi niñez, cuando aprendí desde a desgranar el maíz, pasando por molerlo en metate y luego en esos molinos de manivela hasta la prueba de batido que mencionas y la clásica Josefa que mencionas. Recuerdo también que nadie debía de enojarse mientras los tamales se cocían porque si no, salían “pintos” (o medio crudos) y entonces como penitencia mi mamá nos ponía a bailarle a San Pascual mientras cantábamos: “San Pascualito bailón… baílale y baílale en este fogón”.
      Gracias por tu aportación y por ese viaje al pasado, ese pasado que este blog trata de que siga en el presente y tenga un futuro a través del conocimiento en las nuevas generaciones… y sepan de lo que se están perdiendo.

      • ahh..gracias..Si..son momentos imborrables..ayer tuve una reunion familiar..y se hizo lo mismo..recordar..lo que ahora sabemos y disfrutamos..el ejemplo que tuvimos..y las delicias gastronomicas..desde freir 1 huevo..hasta algo mas elaborado..una peticion..tengo 1 sobrino..acaba de egresar del Instituto Culinario de Puebla..anda buscando ” chamba ‘ como chef Ejecutivo..si tiene (n)..a bien..orientarme de algun contacto..gracias d antemano..sin mas por el momento..gracias y..continuamos en contacto..a sus ordeens..atte. Dr. Braulio Martinez y fam.

  10. El artículo de los tamales es muy interesante por su contenido literario y las hermosas fotografías que estimulan el apetito, pero lo más hermoso fue ver al final el nombre de la GENIAL LITERATA DOLORES CASTRO, como autora del mismo.
    Tuve le honor de ser su compañera de trabajo en la Dirección General de Capacitación y Mejoramiento Profesional del Magisterio, allá por el 79-80. Aprovecho esta magnífica oportunidad, para felicitarla por tan interesante artículo, por verla tan activa como siempre, reflejo de las fotografías, por la Casa que han destinado con su nombre, por su sencillez y grandeza. Reciba mi cariño y reconocimiento de siempre, a su grandeza literaria. Carmina Mendoza Galicia.

    • Hola Carmina, gracias por haber leído el artículo de los tamales y por el tiempo que se tomó para darnos un comentario, pero creo que hay una confusión pues no es autoría de Dolores Castro. Pero por supuesto que ella es una de las grandes de la literatura mexicana, y este blog le ha rendido un pequeño homenaje a través de un artículo sobre ella y su obra para que más personas la conozcan y la reconozcan. Este es el artículo que seguro fue el que debió haber leído: https://comoeneltianguis.com.mx/2011/02/04/sin-titulo-dolores-castro/

  11. Excelente Artículo
    Me gustó la manera en que abarca sobre el tema.
    Volveré visitando esta página para seguir profundizando sobre la materia.

    Saludos

  12. Pingback: Las Posadas. Posada Tradicional « Como en el tianguis

  13. Pingback: La leyenda del maíz « Como en el tianguis

  14. Pingback: La Rosca de Reyes « Como en el tianguis

  15. TAMALES COLORADOS,SÍMBOLO DE ESCUINAPA Y EL ROSARIO, SINALOA
    Es una receta tradicional de esos municipios cuya popularidad se mantiene

    El Rosario, Sinaloa.- En el sur del estado, una de las recetas tradicionales de mayor antigüedad y que aún se encuentra en el gusto de los rosarenses, es sin duda la de los típicos tamales colorados, elaborados a base de maíz y ceniza, que nacieron en estas tierras.

    Este característico platillo, toma su nombre gracias al tono rojo oscuro obtenido del cocimiento de ramas de “brasil” con agua, árbol que regularmente se da en la sierra de El Rosario y Escuinapa.

    > Orígenes. A ciencia cierta, se desconoce como surgió esta receta entre los rosarenses, aunque se presume que pudieron haber surgido por una necesidad de los primeros pobladores de alimentarse, sacando provecho de los recursos naturales que se les presentaban en la región.

    > Bondades curativas. Cuentan quienes consumen los tamales colorados, que en ocasiones son buscados por ser elaborados con ingredientes que poseen bondades curativas.

    Argumentan que el árbol llamado “brasil” es bueno para la circulación y la ceniza limpia la flora intestinal.

    > Herencia de familia. Como la mayoría de los platos típicos de la región, esta receta ha sido traspasada de generación en generación.

    Rosa María Chávez Aguilera, habitante de la comunidad de El Palmito del Verde, recuerda que desde que era pequeña, su mamá ya se encargaba de elaborar los tamales para la venta y consumo personal, quien heredó el conocimiento de su abuela.

    Por poco más de 40 años, doña Rosa se dedicó a la elaboración y venta de tamales colorados en la comunidad de El Palmito del Verde.

    Desde hace 10 años aproximadamente, doña Rosa heredó esta receta y gusto a su nuera Carmen López, quien se encarga hasta la fecha de continuar con esta tradición, comercializando sus productos en la cabecera municipal y algunas comunidades del valle, en especial Teacapán.

    Actualmente son pocas las personas que se dedican a la elaboración de los tamales, característicos del sur del estado, pues en los últimos años, solamente las personas de mayor edad, son las que acostumbran elaborarlos.

    Sin embargo, hay familias que pretenden continuar dándole vida a receta escuinapense y rosarense.

    -Los ingredientes son muy elementales

    -La receta para la elaboración de los tamales colorados, se conforma por ingredientes básicos, maíz, agua, cenizas y palo de “brasil”, cuyo color pinta los tamales de rojo.

    http://www.debate.com.mx/eldebate/movil/Articulomovil.asp?IdArt=12798030&IdCat=6102

    • Gracias por esta información Heriberto, es muy interesante y nos anima a continuar conociendo más de nuestro México. Saludos y gracias por leernos y tomarte un tiempo para escribirnos.

  16. Pingback: El Fuego Nuevo (Kurhikuaeri K´uinchekua): inicio del año nuevo Purépecha « Como en el tianguis

  17. Pingback: Los quelites | Como en el tianguis

  18. Amigo le falto las chapatas de michoacan, son tamales bien bofos y esponjados de zarzamora, or de maiz morado la verdad no se de que estan echas…las e buscado en google pero jamas las e visto cuando pases por michocan ay que probar las chapatas

    • Hola Alex, muchas gracias por tu recomendación. He andado por Michoacán, incluso hubo un tiempo que radiqué en la bella Morelia y no escuché de las chapatas ¿son de alguna región en particular?. De cualquier forma, ahora que vuelva preguntaré por ellas. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s