Destino. Rosario Castellanos.


Como mencioné en Acerca de, este blog tiene también el objeto de que conozcan a ese Rafael que muchos desconocen y que enfundado en un ser de “carácter fuerte” –rayando en desgraciado pensarán algunos- ha eclipsado y relegado a la intimidad a ese ser sensible y amante de la poesía.

Es por ello que hoy inauguraré la publicación de esa poesía que de una u otra forma me han marcado y otras que merecen ser conocidas, todas ellas joyas de la poesía mexicana que a veces desconocemos, sea por malinchismo o sea porque no hemos tenido la oportunidad de haber sido tocados por ellas y por sus autores.

Comenzaré pues este viaje mientras como el ciervo, miro mi reflejo en el agua. Entendiéndolo, entenderán un tanto de mi ser.

Destino

Matamos lo que amamos. Lo demás
no ha estado vivo nunca.
Ninguno está tan cerca. A ningún otro hiere
un olvido, una ausencia, a veces menos.
Matamos lo que amamos. ¡Que cese ya esta asfixia
de respirar con un pulmón ajeno!
El aire no es bastante
para los dos. Y no basta la tierra
para los cuerpos juntos
y la ración de la esperanza es poca
y el dolor no se puede compartir.

El hombre es animal de soledades,
ciervo con una flecha en el ijar
que huye y se desangra.

¡Ah! pero el odio, su fijeza insomne
de pupilas de vidrio; su actitud
que es a la vez reposo y amenaza.

El ciervo va a beber y en el agua aparece
el reflejo de un tigre.
El ciervo bebe el agua y la imagen. Se vuelve
-antes que lo devoren- (cómplice, fascinado)
igual a su enemigo.

Damos la vida sólo a lo que odiamos.

También te recomendamos: Memorial de Tlatelolco. Rosario Castellanos

Rosario Castellanos (1925-1974)

Rosario Castellanos nació en la Ciudad de México el 25 de mayo de 1925 pero pasó gran parte de su infancia y adolescencia en Comitán, Chiapas, lugar que influyó poderosamente en la atmósfera y estilo de sus obras. Hija de una importante familia de terratenientes, fue muy pronto consciente de las injusticias que impedían el progreso de los indios: una compresión que, junto a su carácter introvertido y unas ambiciones intelectuales “impropias” de una mujer de su época y momento histórico, le impidieron siempre sentirse integrada en la sociedad caciquil.

Estudió la Maestría en Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde se relacionó con Ernesto Cardenal, Dolores CastroJaime Sabines y Augusto Monterroso. Estudió también en la Universidad de Madrid. Fue profesora de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, así como en universidades de los Estados Unidos.

Dedicó una gran parte de su obra y de sus energías a la defensa de los derechos de las mujeres, labor por la que es recordada como uno de los símbolos del feminismo latinoamericano. A nivel personal, su vida estuvo marcada por un matrimonio desastroso y continuas depresiones que la llevaron en más de una ocasión a ser ingresada para su tratamiento.

Rosario Castellanos radicó en Israel dado su nombramiento como embajadora de México en ese país. Esto hasta su muerte a la temprana edad de 49 años, acaecida en Tel Aviv el 7 de agosto de 1974. Una descarga eléctrica acabó con su vida, siendo repatriada y sus restos sepultados en la Rotonda de los Personajes Ilustres en el panteón Dolores de la Ciudad de México.

2 thoughts on “Destino. Rosario Castellanos.

  1. Pingback: Poesía de navidad / Sor Juana Inés de la Cruz / Amado Nervo « Como en el tianguis

  2. Pingback: Memorial de Tlatelolco. Rosario Castellanos | Como en el tianguis

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s