Memorial de Tlatelolco. Rosario Castellanos


Como cada 2 de octubre, se recuerda el movimiento estudiantil de 1968 y la masacre del 2 de octubre en Tlatelolco. Como cada año se realizaron manifestaciones en “memoria” de esta tragedia; sin embargo, me pregunto cuántos de estos “estudiantes” realmente saben la historia, protagonistas de este hecho, causas y sus repercusiones en el México actual.

Sinceramente creo que son los menos, pero personalmente es un tema que creo importante, quizá porque mi abuelo y mi madre estuvieron en los hechos (afortunadamente no llegaron a la plaza), y porque conocí de viva voz y a través de los libros y documentales sobre el desarrollo del movimiento estudiantil.

Es por ello que decidí rescatar un escrito que la gran poetisa Rosario Castellanos escribió sobre este hecho, para no olvidar como cada madre no olvida a cada uno de los hijos que ahí murieron o que fueron desaparecidos.

Memorial de Tlatelolco

.
La oscuridad engendra la violencia
y la violencia pide oscuridad
para cuajar el crimen.
Por eso el dos de octubre aguardó hasta la noche
Para que nadie viera la mano que empuñaba
El arma, sino sólo su efecto de relámpago.

¿Y a esa luz, breve y lívida, quién? ¿Quién es el que mata?
¿Quiénes los que agonizan, los que mueren?
¿Los que huyen sin zapatos?
¿Los que van a caer al pozo de una cárcel?
¿Los que se pudren en el hospital?
¿Los que se quedan mudos, para siempre, de espanto?

¿Quién? ¿Quiénes? Nadie. Al día siguiente, nadie.
La plaza amaneció barrida; los periódicos
dieron como noticia principal
el estado del tiempo.
Y en la televisión, en el radio, en el cine
no hubo ningún cambio de programa,
ningún anuncio intercalado ni un
minuto de silencio en el banquete.
(Pues prosiguió el banquete.)

No busques lo que no hay: huellas, cadáveres
que todo se le ha dado como ofrenda a una diosa,
a la Devoradora de Excrementos.

No hurgues en los archivos pues nada consta en actas.
Mas he aquí que toco una llaga: es mi memoria.
Duele, luego es verdad. Sangre con sangre
y si la llamo mía traiciono a todos.

Recuerdo, recordamos.
Ésta es nuestra manera de ayudar a que amanezca
sobre tantas conciencias mancilladas,
sobre un texto iracundo sobre una reja abierta,
sobre el rostro amparado tras la máscara.
Recuerdo, recordamos
hasta que la justicia se siente entre nosotros.

Las representaciones gráficas que datan de los meses de junio a noviembre de 1968, con la cuales se pudo dar a conocer a la ciudadanía las demandas de los estudiantes en 1968, así como denunciar la represión que se estaba llevando a cabo en su contra fueron realizadas por estudiantes y maestros de las escuelas de San Carlos, de La Esmeralda y del Instituto Politécnico Nacional entre otras instituciones y forman parte ya del diseño gráfico mexicano.

.

Conoce más sobre Rosario Castellanos. Destino.

También te recomendamos Tlatelolco 68 de Jaime Sabines.

Acerca de estos anuncios

One thought on “Memorial de Tlatelolco. Rosario Castellanos

  1. Pingback: Poesía de navidad / Sor Juana Inés de la Cruz / Amado Nervo « Como en el tianguis

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s