Sábado Santo o Sábado de Gloria


Durante el Sábado Santo, día entre la muerte y la resurrección de Cristo, se procura solemnidad y respeto.  El Sábado Santo, (mal llamado popularmente como Sábado de Gloria), es un tiempo donde todavía se medita en la Pasión y Muerte de Jesús.

.

El Sábado Santo no hay misa ni se puede comulgar, sólo a modo de viático (moribundos), y es hasta en la noche que se celebra la gran Vigilia Pascual, donde celebramos el paso de Jesucristo de la muerte a la vida. Esta ceremonia incluye los símbolos de la luz y el agua; empiezan los oficios con el templo a oscuras, encendiéndose y bendiciéndose un fuego en el atrio, en un lugar fuera del templo. De ese fuego se enciende el Cirio Pascual, una enorme vela que simboliza a Cristo Resucitado.

La Resurrección se celebra ahora el Domingo de Resurrección, aunque hasta no hace mucho, se celebraba el Sábado de Gloria. El Vaticano hizo un cambio a la liturgia católica, ya que, según los Evangelios, Jesús resucitó al tercer día de entre los muertos.

.

La quema de Judas

.
Los españoles trajeron a México la costumbre de “quemar a Judas”, el hereje por excelencia. Se dice que la Inquisición los quemaba, en representación de los prófugos de su justicia, quienes a pesar de haberse salvado de las llamas físicas, las recibían en el cuerpo del muñeco y en el fuego que los esperaba en el infierno al que estaban condenados por la Eternidad.

El Judas o el Juan Carnaval son muñecos que, generalmente, parecen diablos aunque también se hacen con la imagen de políticos u otro personajes “malévolos”. La quema del Judas representa la limpieza que se obtiene mediante el fuego y prepara para iniciar un Año Nuevo, que cualquier campesino sabe que empieza con la primavera, cuando la naturaleza se renueva y se preparan las siembras; es decir, en las fechas en las que se celebra la Semana Santa. En algunas comunidades indígenas, como entre los huicholes, en lugar de la quema del Judas, brincan por encima de una valla de fuego hecho con zacate ardiendo.

.

Algunos Judas eran muñecos que representaban a personajes poco queridos de la vida pública. Esto era tan popular que el dictador Santa Ana publicó el 17 de marzo de 1853, un decreto que lo prohibía: “[…] ni se quemarán o venderán los muñecos que vulgarmente se llaman Judas, siempre que tengan algún vestido o distintivo con que se ridiculice a alguna clase de la sociedad o a alguna persona determinada…” En las calles de Tacuba y San Francisco, ahora Madero, de la ciudad de México; se quemaba un tipo especial de Judas. Sus cuerpos estaban rellenos de zapatos, ropa, etc., que caían al estallar el muñeco a causa de las llamas. La gente festejaba y se peleaba por recoger lo que podía.

Los Judas son trabajo de artesanos. Los hacen con armazones de carrizo que forran con papel y cartón, y los decoran con pintura comercial, generalmente de colores rojo y negro brillante; sin embargo, la fabricación y quema de los Judas puede ser diferente de un pueblo a otro: por ejemplo, en la Costa de Barlovento, estado de Veracruz, el Judas que se quema el Sábado de Gloria, se hace de paja y zacate seco.

.

Al término de la Semana Santa se acostumbra la tradi­cional quema de Judas, (un ser hereje representado a manera de un diablo o un persona­je político), una costumbre originaria de España que sim­boliza la purificación del cuerpo a través del fuego así como la llegada de la temporada de siembras y de la primavera. En México, los Judas se han con­vertido en una especial arte­sanía elaborada con carrizos, zacate, papel o cartón y pintura comercial según la región.

.

La quema de Judas es quizás la tradición de Semana Santa que mayores tintes carnavalescos conserva, pues el personaje bíblico hace permisible desde el terreno de las alegorías el hurto, la cólera y la picardía encarnada por determinados sujetos que sirven de reflejo al sentir colectivo de la comunidad.“Tras la organización de la quema de Judas existe un complejo entramado de jerarquías sociales y colaboración comunitaria que tiene como objetivo final el ejercicio simbólico de la justicia popular […] En la ciudad de México, particularmente en la calle de Tacuba, se acostumbraba quemar Judas rellenos de zapatos y ropa que eran peleados por la gente.”.

Texto: Carlos F. Márquez, La Jornada 2007

El baño del Sábado de gloria

.
Antiguamente, durante la Semana Santa y especialmente el Viernes santo, era pecado bañarse antes del Sábado de Gloria y ese día, la costumbre era tirarle agua a la gente que pasaba por la calle. Actualmente, el agua no se puede desperdiciar y esta práctica ha sido prohibida en varias ciudades, lo que no es grave pues ya no está prohibido bañarse durante la Semana Santa.

.


La matraca en nuestros días representa un juguete popular, como lo representó para los niños en el siglo XIX, pero también con grandes matracas se llamaba a los oficios de Semana Santa, ya que las campanas de las iglesias volvían a tocar al abrirse la Gloria a la media noche del sábado, para dar inicio al Domingo de Resurrección.

Poco se sabe del origen de este “artefacto”, cronistas como García Cubas, nos dan un origen “escatológico” ya que nos dice que representaban el sonido de los huesos de los crucificados en la época de Cristo.

matraca03

About these ads

3 thoughts on “Sábado Santo o Sábado de Gloria

  1. Pingback: El juguete tradicional mexicano « El blog de Raffles

  2. Pingback: Fiestas de Cinteotl y Chicomecoatl/Semana Santa « El blog de Raffles

  3. Pingback: Procesión del Silencio, tradición en San Ángel | Como en el tianguis

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s